10 de diciembre de 2008

Policías mexicanos ¡y asesinos!: Caso Angela

Esta historia fue impactante...

A sus 13 años, Ángela Solanch tenía una ilusión: ser mujer policía. No pudo cumplir su sueño: fue secuestrada, violada y asesinada por cinco policías mexiquenses.

La pesadilla de Longino comenzó la noche del miércoles 22 de marzo de 2006, cuando Ángela, por primera vez, no llegó a dormir a casa.

Al día siguiente halló a su hija en casa de una tía. Estaba acompañada por un policía de la Agencia de Seguridad Estatal, quien supuestamente la había rescatado cuando la molestaban unos muchachos. La realidad era muy diferente.

El policía, de nombre Daniel Tenorio, había interceptado a Ángela cuando ésta iba camino a su casa y la llevó a un hotel de paso, donde tuvo relaciones sexuales con la menor.

Al principio, Ángela no quiso contarle a sus padres. Pero se mostraba inquieta, deprimida y, finalmente, les reveló la verdad.

Se inició el juicio y, tres días antes de que se presentara ante el juzgado para ampliar su declaración contra el policía, Ángela volvió a desaparecer.

Contratados por la esposa de Daniel Tenorio, cinco policías la secuestraron, la violaron, la estrangularon y tiraron su cadáver en una barranca.

De no haber sido porque sus padres hicieron su propia investigación y emprendieron una larga batalla legal, el crimen seguiría impune.

El juicio por el homicidio de Ángela Solanch Rodríguez Martínez aún se desarrolla. Los acusados y los familiares de éstos se han negado a dar su versión de los hechos. Lo único que dicen es que ellos son las víctimas.

De ser hallados culpables, los ahora ex policías podrían recibir una pena mínima de 50 años de cárcel. Cada diligencia, audiencia y careo acerca a los culpables a prisión y al sueño de justicia para la niña que murió a manos de sus héroes.